Chile: El senado aprueba la idea de legislar el AVP

El martes 7 de enero la Cámara Alta del Congreso chileno, el Senado, aprobó por una sólida mayoría de 28 votos a favor, 6 en contra y 2 abstenciones la idea de legislar el proyecto de ley conocido como AVP (Acuerdo de Vida en Pareja). El AVP fue originalmente concebido como un contrato que pueden celebrar dos personas del mismo o distinto sexo para regular los efectos jurídicos de su vida en común al margen del matrimonio.

La iniciativa original ha sido polémica por dos razones fundamentales. Una, porque no contempla el cambio de estado civil de los contratantes y, en consecuencia discrimina, sobre todo a parejas del mismo sexo, en derecho de familia. Y otra, porque muchas organizaciones y activistas LGBTI lo han visto como una mecanismo para demorar o incluso cerrar las puertas a la regulación del matrimonio igualitario.

Pero los eventos del martes en el Senado parecen haber dado un vuelco importante al asunto. La Fundación Iguales ha liderado la incidencia de las organizaciones LGBTI para modificar el proyecto original para que esté más acuerdo con los principios de igualdad y no-discriminación. Andrés Soffia, su director ejecutivo, señala; “hoy una clara mayoría de lo/as Senadore/as aprueban el proyecto con nuestras indicaciones, esto significa un gran avance porque el Acuerdo de Vida en Pareja se considera como una nueva Institución de Derecho de Familia, que ha sido la principal demanda que las organizaciones LGBTI han defendido, considerando un nuevo estado civil para los contratantes.” Así mismo, comenta Soffia, varios senadores argumentaron que este proyecto no aplazará la discusión del matrimonio igualitario, considerando importante aprobar ambos proyectos a la brevedad.

Este es sólo un primer paso en el camino legislativo, pues, el proyecto tiene ahora que pasar a la Cámara de Diputados para ser discutido, pero la clara mayoría a favor en esta votación en la Cámara Alta es una esperanza de resultados positivos para quienes han apoyado la iniciativa. Falta ver cuáles serán las tensiones políticas que de seguro enfrentarán la regulación del AVP a la regulación, si es que se da, de la ley de matrimonio igualitario y también si la potencial aprobación del AVP no ayuda a perpetuar una forma de familia de segunda clase. Todo esto sucede en el clima político del cambio de gobierno en Chile, la presidenta electa Michelle Bachelet ha hecho compromisos de apoyo a la comunidad LGBTI en estos asuntos. Buen viento a los colegas chilenos!